¡Que no te roben tu bici!, 10 consejos

Una bici en la calle es algo muy suculento para los cacos. El número de robo de bicicletas en todo el mundo es muy grande, y creciente cada año. Según las estadísticas, el tiempo medio que un propietario suele conservar su bicicleta en una ciudad, es de 3 años. Las bicicletas, son algo fácil de robar y transportar que otros vehículos u objetos más pesados.

¿Qué precauciones podemos tomar para que no nos roben nuestra bicicleta?

No podemos decir que exista una forma definitiva o infalible para que los chorizos se lleven nuestro vehículo favorito. Pero lo que sí podemos hacer, es daros los siguientes consejos para ponérselo más difícil:

  1. Debemos tenerla protegida desde el mismo momento en que la compramos. Es imprescindible que conservemos la factura o el ticket de compra, porque esto nos va ayudar cuando presentemos la denuncia del robo de nuestra bicicleta. Además, junto a esta factura, debemos apuntar el número de serie de nuestra bici. Es importante también que adquiramos un candado que aporte alguna garantía que proteja nuestra compra.
  2. Siempre que podamos, es conveniente dejar nuestra bicicleta en calles de paso, donde esté visible; cuanto más transitada sea la calle, mejor. Esto hace que los ladrones se lo piensen dos veces, ya que les pueden ver. Además, si finalmente la roba, es más probable que haya testigos.
  3. Si es posible, debemos evitar dejar nuestra bicicleta por la noche en la calle. La oscuridad se lo pone más fácil a los cacos. Si no hay más remedio, al menos déjala en un lugar que esté bien iluminado.
  4. Es muy importante atar bien nuestra bicicleta. La mejor forma de hacerlo es con dos candados. Uno para la rueda delantera y el cuadro, y el segundo para la rueda trasera y el sillín.
  5. Cuanto más alta la atemos, mejor. A algún elemento que cuenta con cierta altura. Es mejor que atarla a ras del suelo, porque eso facilita mucho el trabajo del ladrón.
  6. La bici hay que amarrarla siempre a algún elemento que esté fuertemente anclado al suelo. De esta forma, el ladrón no se llevará la bicicleta y el objeto al que la hemos dejado atada.
  7. Existen alarmas que se activan por movimiento. Cuando una persona ajena a nosotros intenta moverla o manipularla, se dispara con un sonido muy estridente. Son una buena idea.
  8. Los candados que cuentan con llave plana son más complicados de romper. Son mejores este tipo de candados que los que funcionan con llaves redondas o con forma cilíndrica.
  9. Los candados más seguros, son los rígidos con forma de U.
  10. Nunca se debe dejar el candado solo atado en la calle para no llevarlo encima. Si lo hacemos, les estamos dando la oportunidad de que lo investiguen, aprendan a abrirlo y días más tarde nos quedemos sin bici.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *